Tu hogar es donde tus pensamientos encuentran la paz. Hay que reencontrar la paz interior y para ello es necesario que hagamos un paréntesis en nuestra vida y nos dediquemos un tiempo para reordenar nuestras necesidades y prioridades vitales.